Skip to main content
Anti-Fraud Knowledge Centre

Agencia Nacional para la Gestión de Bienes Incautados

Contexto y objetivo(s)

La Directiva 2014/42/UE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el embargo y el decomiso de los instrumentos y del producto del delito en la Unión Europea insta a los Estados miembros a que adopten medidas que permitan utilizar los bienes decomisados con fines de interés público o con fines sociales. Para Rumanía en particular, la Comisión Europea formuló recomendaciones en 2014, como parte del mecanismo de cooperación y verificación (MCV), para mejorar la ejecución de resoluciones de decomiso. La recuperación es un reto, en especial en casos transfronterizos.

La recuperación y gestión de bienes era responsabilidad de distintos agentes en Rumanía. El primero, la policía, seguido de la fiscalía o los órganos jurisdiccionales y el Ministerio de Justicia (a través del organismo de recuperación de activos), el último tradicionalmente solo la policía.

Rumanía incluyó la creación de una agencia para vincular la recuperación y la gestión de bienes en su Estrategia Nacional de Lucha contra la Corrupción 2012-2015 y aprobó la Ley para la creación de la Agencia Nacional para la Gestión de Bienes Incautados (Agenția Națională de Administrare a Bunurilor Indisponibilizate, ANABI) en 2015.

En funcionamiento desde diciembre de 2016, los fiscales y jueces distribuyen a la Agencia los bienes incautados para ser vendidos o gestionados. Cuando un asunto concluye, los bienes inmuebles decomisados pueden estar sujetos a su reutilización social. La ANABI promueve la cooperación y está desarrollando una plataforma en línea para la gestión del producto del delito, lo que aumentará la capacidad institucional nacional para identificar, gestionar y vender potencialmente bienes incautados al proporcionar información detallada y actualizada sobre el paradero de esos bienes. Además, la ANABI pretende aumentar la transparencia en el proceso de recuperación de deudas con la provisión de datos abiertos al público y la generación de estadísticas fiables para realizar un seguimiento del proceso de recuperación de deudas.

El objetivo general es aumentar los ingresos del presupuesto estatal, así como los ingresos que garantizan la indemnización de las víctimas.

Descripción de la práctica

La Agencia fue creada sobre la base de los debates con distintas partes interesadas, las autoridades nacionales implicadas y profesionales (por ejemplo, el Ministerio de Justicia, fiscales y la policía) y de la experiencia de agencias similares en Francia, Bélgica y los Países Bajos. Como Rumanía no contaba ni con una agencia nacional para la recuperación de bienes ni para su gestión, se creó la ANABI para combinar ambas.

La ANABI se encarga especialmente de:

  1. facilitar el rastreo y la identificación de productos de delitos que podrían estar sujetos a resoluciones de embargo, incautación o decomiso;
  2. garantizar la gestión de bienes muebles incautados en procesos penales;
  3. vender bienes muebles sujetos a incautación en procesos penales;
  4. publicar información actualizada en su sitio web sobre los bienes inmuebles decomisados en procesos penales, incluido su estatuto jurídico, su ubicación, fotos, la fecha en la que se transfirió a la propiedad privada del Estado, así como otros datos relevantes;
  5. supervisar la reutilización de bienes inmuebles decomisados, por ejemplo, la transferencia gratuita a instituciones públicas, autoridades administrativas territoriales u organizaciones no gubernamentales con fines de interés público o con fines sociales;
  6. gestionar el sistema electrónico integrado nacional de bienes de origen delictivo que garantiza el acceso de instituciones públicas de la judicatura a información sobre la gestión de productos de delitos.

Las sumas por la venta de bienes inmuebles y muebles decomisados se asignan entre ministerios y

asociaciones y fundaciones cuyo ámbito de actividad pertenece al área social.

En cuanto a la reutilización de propiedades inmuebles, el Ministerio de Finanzas, a propuesta de la Agencia, inició el borrador de una decisión gubernamental por la que los bienes inmuebles decomisados pueden transferirse de forma gratuita a asociaciones y fundaciones cuyo ámbito de actividad pertenece al área social.

Para cumplir con estas labores, la Agencia se organiza en cinco departamentos:

  1. rastreo/recuperación de bienes: encargado de la identificación inicial de los bienes decomisados;
  2. gestión de bienes: el departamento más grande encargado de la gestión de bienes, por ejemplo, su venta;
  3. departamento jurídico: responsable de la representación en los órganos jurisdiccionales para incautar bienes;
  4. organización interna: a cargo de los procesos internos, que incluyen recursos humanos, adquisiciones y finanzas;
  5. tesorería: responsable de los pagos y, por tanto, independiente del personal de adquisiciones y finanzas.

La ANABI se creó conel objetivo de emplear a cincuenta trabajadores en equivalencia a jornada completa (EJC) y contrató a personas de distintos ámbitos relevantes, incluidos investigadores financieros, fiscales, contables y abogados.

La principal característica de la ANABI es la cooperación entre agencias; todas las agencias con responsabilidad en el ámbito de los bienes decomisados participan a lo largo de los procesos penales completos, incluidos, por ejemplo, el Ministerio de Finanzas Públicas, la Agencia Nacional de Administración Fiscal, la Autoridad de Supervisión Financiera,la Oficina Nacional de Prevención y Lucha contra el Blanqueo de Capitales y el Departamento de Lucha contra el Fraude. La ANABI organiza conferencias y seminarios de forma periódica con representantes de estas agencias con el fin de fomentar y reforzar la cooperación entre ellas.

La ANABI se encuentra en un proceso de mejora continua, por ejemplo, mediante la creación reciente de una cuenta única para la gestión de todo el dinero incautado en todo el país, una plataforma en línea para subastas en vigor para la venta en línea de bienes incautados en procesos penales (un proceso introducido durante la crisis sanitaria de la COVID-19) y la recuperación de bienes relacionados con monedas virtuales.

El 13 de mayo de 2020, la ANABI recibió fondos para llevar a cabo el desarrollo de un sistema informático nacional integrado (ROARMIS) para realizar el seguimiento de bienes incautados y decomisados. Este proyecto está relacionado con todo el sistema judicial, ya que reúne a todas las instituciones y autoridades que participan en los procedimientos de incautación, gestión y venta de bienes que se originan en los delitos cometidos. ROARMIS será administrado por la ANABI y actualizado sobre la base de la información añadida al sistema por las autoridades competentes. Proporcionará acceso directo a todos los órganos jurisdiccionales, fiscales, unidades de la policía judicial, la Agencia Nacional de Administración Fiscal y el Ministerio de Justicia en cuanto autoridad central para la cooperación internacional en asuntos penales.

La ANABI también está activa en redes de cooperación internacional y ocupó la presidencia de la Red Interinstitucional de Recuperación de Activos de Camden (CARIM) en 2019. En abril de 2020, se presentó a la Comisión Europea un conjunto de recomendaciones de políticas en el ámbito de la recuperación de bienes. Los principales temas abarcados eran el rastreo y la recuperación de bienes de origen delictivo de entidades o estructuras corporativas, la devolución y la reutilización de los bienes, el rastreo y la recuperación de monedas virtuales, con un énfasis en abordar la cooperación con jurisdicciones extraterritoriales.

Con el fin de aumentar la transparencia, la agencia publica todos los meses las sumas de la venta de bienes inmuebles y muebles decomisados e información sobre la reutilización de propiedades inmuebles.

.

Características particulares

  • Combinación de recuperación y gestión de bienes dentro de una única agencia.
  • Cooperación con organismos de enjuiciamiento nacionales e internacionales.
  • Personal multidisciplinar, incluidos los ámbitos jurídico y económico.
  • La ANABI es uno de los tres organismos públicos del país que, además de la auditoría y el control internos realizados por el Ministerio de Justicia, también está sujeta a una auditoría externa anual.

Balance y resultados

La combinación de recuperación y gestión de bienes dentro de una única agencia ha demostrado ser eficaz y, desde su creación en 2015 (a mayo de 2020), la ANABI ha incautado bienes con un valor combinado de aproximadamente 200 millones EUR. Se reutilizaron bienes inmuebles y se vendieron bienes muebles por aproximadamente 6 millones EUR. La discrepancia se deriva del hecho de que los bienes incautados no solo se refieren a bienes físicos, sino que también incluyen dinero que se ha perdido, por ejemplo, daños debido a la evasión fiscal.

Según el informe anual de actividad de 2019, entre los avances recientes relevantes se incluyen:

- tras establecer una trayectoria de venta de bienes ordinarios, la Agencia gestionó el cierre de las primeras ventas de bienes atípicos y complejos, por ejemplo, acciones, grandes depósitos, equipos industriales y materiales de construcción,

- la ANABI gestiona cuentas de monedas virtuales en asuntos internacionales de delincuencia organizada,

- la ANABI propuso la reutilización de un edificio valorado en 3 000 000 EUR, decomisado en un caso de delincuencia organizada y blanqueo de capitales, como sede central de una institución pública,

- tras los primeros casos de acuerdos de reparto de sumas decomisadas con la Unión Europea (UE) y otras jurisdicciones, se ha concluido un nuevo acuerdo de reparto con los Estados Unidos. Se transfirieron 173 802,35 USD a Rumanía.

El aspecto de la gestión de bienes de la agencia garantiza que, en algunos casos, los bienes incautados puedan venderse o reutilizarse ya antes de la sentencia definitiva. Esto evita la pérdida de valor y el coste de almacenamiento o mantenimiento del bien durante los procesos judiciales normalmente largos. Por ejemplo, las casas no permanecen sin usar durante períodos prolongados. 

Principales factores de éxito

Para la creación de la Agencia, fue fundamental basarse en la experiencia de otros países sin copiar su estructura, sino adaptándola a las necesidades de Rumanía y su marco institucional. La creación de la Agencia no fue precipitada, y el proceso permitió una estructura adecuada para Rumanía.

Además, la selección de personas con distintas competencias garantizó el cumplimiento de las labores de la Agencia.

Tras su creación, también fue fundamental generar la confianza de las autoridades que cooperaban y mostrar que la Agencia era capaz de actuar y volver a responder con rapidez y de acuerdo con las normas internacionales, por ejemplo, con la provisión de información sobre bienes incautados en ocho horas, si necesario.

El mandato de la Agencia se establece con claridad en la legislación y la Agencia garantiza que actúa dentro de ese mandato. La cooperación no es obligatoria, sino que se basa en la confianza en las competencias demostradas de la Agencia.

Retos enfrentados y enseñanzas extraídas

Uno de los retos particulares en Rumanía fue la situación política y la resistencia tras su creación. Se creía que una agencia con solo cincuenta personas no podía trabajar con eficacia.

Sin embargo, la ANABI ha demostrado que, gracias a una organización interna adecuada y a un personal experimentado, se pueden llevar a cabo las labores de la agencia con recursos financieros y humanos que pueden parecer escasos.

Potencial de transmisibilidad

Al igual que Rumanía, otros países deben basarse en la existencia de estas agencias, pero adaptar la organización y las responsabilidades de acuerdo con sus instituciones y redes nacionales ya existentes. El ejemplo rumano podría ser de hecho más cercano para países que tienen un pasado similar a Rumanía.

Como muestra la ANABI, una agencia de este tipo puede establecerse con recursos financieros y humanos muy limitados y tener al mismo tiempo efectos significativos, incluido el efecto de disuadir delitos y cambiar creencias culturales sobre la no existencia de sanciones adecuadas en caso de delitos como el fraude.

National Agency ES
English
(191.81 KB - PDF)
Descargar